¿Cómo se hace la operación?

Con el paciente en decúbito supino y bajo anestesia general se comienza por hacer una incisión de 1,5 cm en el borde inferior del ombligo hasta llegar al plano aponeurótico. Una vez aquí se abre la vaina del recto anterior del lado de la hernia y se introduce el trocar-balón por detrás del recto, hasta contactar con el pubis, y se infla, siendo el mismo balón el que produce la disección entre la cara posterior de los músculos rectos y el peritoneo parietal anterior creando la cavidad en la que vamos a trabajar.
A continuación se retira este trocar y se sustituye por otro que tiene un separador para impedir que el peritoneo con las asas intestinales caigan en el campo operatorio. Por este trocar se introduce la óptica y gas para mantener separadas las paredes de la cavidad creada.
Bajo visión directa se coloca otro trocar de 5 mm de diámetro junto al borde superior del pubis y, un tercero, en una distancia intermedia entre ambos.
Con unas pinzas y por disección roma, se liberan todas las adherencias que hay entre el saco herniario peritoneal, los vasos espermáticos y el deferente (o el ligamento redondo en la mujer).
Luego se coloca una malla grande (15x13 cm) y se extiende sobre el fondo de la pelvis del lado correspondiente y se fija con una única grapa a la rama horizontal del pubis, asegurando que quedan perfectamente cubiertos todos los orificios herniarios: de la hernia directa, de la indirecta, la crural y la obturatriz.