¿Cuál es el tratamiento de una hernia?

El único tratamiento definitivo es el quirúrgico.
Fue en la segunda mitad del siglo XIX con la suma de todos los conocimientos científicos y adelantos técnicos acumulados hasta ese momento cuando la cirugía de la hernia inguinal comenzó a tener resultados positivos.
La primera herniorrafia con base anatómica con buenos resultados y reproducible la describió Bassini en 1884 y durante más de medio siglo se practicó por los cirujanos de todo el mundo, tal como él la expuso o con pequeñas modificaciones.
Esta técnica, basada en el cierre del anillo herniario aproximando con puntos sueltos los tejidos musculoaponeuróticos vecinos, se lleva el título de técnica de sutura con tensión por excelencia. Esta tensión es el motivo de cursar con postoperatorios prolongados, e importantes molestias locales.
Con posterioridad se utilizó la técnica de McVay, que estaba encaminada más a disminuir el índice de recidivas modificando pequeños detalles, que a evitar la tensión en la sutura.
Un paso importante fue la difusión de la técnica descrita por Shouldice, que sustituía la sutura con puntos sueltos musculoaponeuróticos del Bassini, por una sutura continua en varias pasadas de la pared posterior del trayecto inguinal, disminuyendo así notablemente la tensión en la herida, con lo que había menos molestias locales en el postoperatorio.
A finales del decenio de los 80 se introdujeron las técnicas de sutura sin tensión, usando tejidos artificiales (mallas), que evitaban tener que traccionar de los tejidos naturales para ocluir los orificios herniarios. Así, la técnica de Lichtenstein utiliza una pequeña malla que cubre la pared posterior del trayecto inguinal, y se fija en sus bordes sin tracción.
Pero poco después apareció en escena la cirugía laparoscópica, demostrando una menor agresividad para el paciente, con unos postoperatorios más cortos y la casi total ausencia de dolor. Y llegado el momento se aplicó en el tratamiento de la hernia inguinal. Primero con la vía transperitoneal (TAAP) y ya posteriormente con la preperitoneal (TEP).