¿Cuándo se puede reiniciar la actividad física?

Hay varios factores que influyen en la reincorporación a la actividad física:
  • por un lado está el dolor, como factor invalidante.
  • por otro la movilización, con el riesgo de que algún punto de sutura se suelte o se desgarre el tejido con un movimiento incontrolado.
En la hernioplastia con la técnica TEP el dolor se ha reducido al mínimo porque
  • La incisión de la piel y aponeurosis son mínimas. El resto del campo operatorio se consigue por disección, separando los tejidos sin cortarlos.
  • La malla se fija con una única grapa y, en ocasiones, con ninguna, por lo que no hay ninguna tracción ni tensión que pueda producir dolor con los movimientos.
El hecho de que la malla esté colocada por dentro de la pared abdominal, es decir, por detrás de la musculatura abdominal y del hueso (el pubis), hace que el aumento de la presión abdominal secundaria a la actividad física no sea un riesgo para su mecanismo de fijación, sino que al contrario, este mejoraría. Por tanto, la actividad física normal puede realizarse precozmente: a las 24-48 horas. No hay riesgo en comenzar una actividad mayor a los 6-7 días de la operación.